Valentina Camargo

octubre 18, 2016

Bim Perú- Trabajando para incluír financieramente a todo un país

Blog

En Perú recientemente se lanzó Bim, una billetera electrónica que permite realizar pagos y transferencias desde cualquier tipo de celular, independientemente de si tiene conexión a internet o no. El proyecto cuenta con gran expectativa del gobierno y entidades financieras y comerciales privadas, ya que se espera aumente la inclusión financiera de forma significativa.

En esta oportunidad entrevistamos a Angelo Titto Delgado, Jefe de Alianza y Redes de la empresa  Pagos Digitales Peruanos, encargada de llevar adelante la plataforma electrónica Bim de Asbanc, además de ser el Gerente General de la empresa Conexta de Perú.

Situación Previa

La banca peruana ha trabajado los últimos años en mejorar la experiencia de usuario, en aprovechar las nuevas tecnologías y lograr canales más sólidos, seguros y accesibles. En este sentido, se invirtió en apps para migrar de los canales tradicionales a los alternativos y se buscó la forma de que las oficinas cuenten con más medios electrónicos para atender al cliente. “Entonces hay un fortalecimiento importante de cara a la banca peruana a simplificar todo eso, aprovechando la tecnología”, explica Titto Delgado.

¿Quienes integran la plataforma Bim?

La integran los que llamamos “emisores”, es decir la mayoría de entidades financieras: bancos, cajas municipales, cajas rurales, financieras, edpymes, que son los principales actores del sistema financiero. Actualmente en Bim hay alrededor de 22 entidades financieras de las casi 30 que existen en Perú.

¿Cómo fue mediar entre todas estas entidades financieras con empresas de telefonía, para tratar de brindar este sistema lo más amplio posible?, ¿Los bancos temían esa integración?

Lo que sucede es que esto es algo en lo que se viene trabajando desde el 2011, cuando un banco de Perú lo planteó por primera vez. A partir de ahí despertó el armando de la legislación, y  provocó que en el 2013 se promulgue una ley del dinero electrónico.

Siempre hubo dos variables que llevaban a que se siga por esta vía: una es la baja penetración de la banca, ya que alrededor del 30% de la población es bancarizada, y la otra la adquisición de telefonía celular, que sobrepasaba el 100%. Entonces ambas fluyen como una oportunidad para poder desarrollar al mercado.

Desde el momento en que  Asbanc -Asociación de Bancos de Perú- tomó la posta para explotar esta iniciativa, se permitió concluir con todos los asociados que forman parte de la banca para aprovechar estas oportunidades a través de un mecanismo mucho más simple que es el uso de Bim.

Lo que queremos lograr a través de Bim  es ampliar la cobertura, generar mayor bancarización, y creemos que gracias a esa unión de entidades financieras y las empresas de telefonía es posible.

¿Qué sucede con aquellos bancos que no están participando, les afecta?

No, lo que pasa es que este proceso se da por etapas, y si bien prácticamente todos los bancos ya están participando de esta iniciativa, muchos están a la expectativa de cómo sigue avanzando.

Nosotros consideramos que muy pronto – de hecho muchos ya lo han manifestado, e incluso están en proceso de integración- , el 100% del sistema financiero va a estar integrado. Así como también las empresas de telefonía, en Perú tenemos 5 empresas, de las cuales estamos con Movistar, Claro y Entel. entre las tres tenemos más del 90% del mercado, queda Bitel que ya estamos en conversaciones y Virgin Mobile que recién se ha integrado a la telefonía peruana, y considero que el próximo año deberíamos estar con todas.

Esto genera un espectro totalmente cubierto para poder hacer una inclusión total en el país.

¿A qué público está dirigido entonces?

Está dirigido al no bancarizado, pero sin embargo consideramos que también el bancarizado es una pieza fundamental.

Consideramos que Bim va a ser una herramienta sumamente útil, que le va a cambiar la vida a mucha gente. Sobretodo a las familias que no tienen acceso a la entidad financiera- no tanto porque no quiera- sino porque la infraestructura que tenemos hoy día en el país es insuficiente y sobre todo es muy costoso para las entidades financieras colocar una oficina, un cajero automático, o un cajero corresponsal en algunos puntos del país.

Ahí está la oportunidad de unir la oferta adecuada con la demanda existente.

Un poco ya has conversado de que fue lo que los motivó a pensar esta plataforma, pero ¿en su comienzo cuáles eran los objetivos que se plantearon?

Uno de los principales tuvo que ver con poder ampliar la cuota de mercado en cuanto a bancarización se refiere. Lo que queremos es poder pasar de ese 30% y que eso vaya aumentando progresivamente. El objetivo es que dentro de cinco años tengamos 5 millones de usuarios.

¿En este sentido hasta ahora, el objetivo se ha cumplido? ¿Y estimas que esos 5 millones se van a lograr?

Sí, claro, de hecho que los números son bastante alentadores.

Bim comenzó en febrero de este año. Consta de tres fases: la primera que permite cargar dinero, enviar a otro Bim, retirar dinero o hacer una recarga de celular. La segunda que se estima que se desarrolle en el segundo trimestre del 2017, donde se realizará una red de aceptación diversificada para que los usuarios puedan comprar en tiendas virtuales, establecimientos, taxis, o abonar diferentes servicios asociados a Bim. Es decir, permitirá un sistema de pagos digitales.

Y la tercer etapa, aún no sé sabe cuándo se dará, porque es muy nuevo y están en proceso de entender el comportamiento de los clientes. En este caso constará de crear nuevos productos y servicios financieros, a partir de los resultados obtenidos de la  información observada del perfil transaccional de los usuarios de Bim.

¿Qué tan buena ha sido la adopción en este comienzo que está apuntando a todo el público en general, se están adaptando bien?

Sí,  se adaptan bien, no es un gran volumen transaccional ni un gran volúmen de usuarios, pero sí tenemos usuarios ya constantes en el camino

-Vale decir que se pretendía atender a más de 10 millones de personas, de las que el 76% se concentra en los 3 quintiles de ingresos más bajos, el 97% tiene secundaria o menor. Muchos de ellos residen en uno de los 891 distritos que no tienen ningún punto físico de acceso a un servicio formal-.

Etapas:

¿Crees que será fácil integrar en su totalidad la segunda fase?

Lo que dista la primera con la segunda fase, es la educación financiera en el sentido de que hoy  en día probablemente muchas personas no tengan conexión con una entidad financiera, eso, y la incorporación con la tecnología. Por lo que para integrar la segunda fase hay un par de barreras que estamos tratando de salvar, no es fácil, pero tampoco es algo que sea imposible de realizar.

Y con respecto a la tercer fase, de estos productos a medida implementados por los bancos, ¿alguna idea de cuáles podrían ser esos productos?

Estamos aún viendo cómo se van a hacer, pero una de las cosas que nosotros nos hemos dado vuelta es apuntar a la eficiencia que hoy en día está en las colocaciones, qué es lo que está pasando. Algunas instituciones se dedican a las microfinanzas y no tienen tanta cobertura de oficinas, pero sí tienen un público que ya hoy en día vienen atendiendo, entonces lo que potencialmente se pueda hacer es desembolsar créditos a través de Bim, cargar los créditos a través de Bim.

Hoy en día hay mucho traslado de por medio y eso encarece el producto, por tanto nos gustaría  hacer una disposición de canales a nivel de la red de todo el sistema financiero para que esto se pueda hacer sin necesidad de trasladarse exclusivamente a un punto de atención.

Fuente:

Portal de Microfinanzas

 

Publicar comentario